HISTORIA

En 1952 la Hermandad del Silencio ve la luz por primera vez, en 1955 sale El Cristo del Silencio por las calles alcañizanas y en 1956 lo hará la Virgen de las Lágrimas, esculturas realizadas por José Bueno.

En 1956, en enero, la Junta de la Hermandad decide ponerle el nombre que todos conocemos: Hermandad del Silencio de Nuestro Padre Jesús Crucificado y Nuestra Señora de las Lágrimas

Tendremos que esperar hasta 1978 para ver a las mujeres saliendo en la procesión, aunque se sabe que salían anteriormente.

En 1990 el altar del Cristo del Silencio fue inaugurado y bendecido; según su autor, Rafael Anglés, significa el GRAN ABRAZO DE LA HERMANDAD DEL SILENCIO A SU CRISTO.

En 2002 y para celebrar el quincuagésimo aniversario, la Hermandad encarga a las Hermanas Carmelitas Calzadas la realización del Estandarte.

La Hermandad del Silencio cumple en 2007 uno de sus sueños, la realización de un nuevo paso, la Piedad del Silencio; Pedro Noguera será el escultor encargado de plasmas con sus manos todas las ilusiones que los Hermanos del Silencio habían puesto en su realización. En 2010 se bendice el altar que da cobijo a la Piedad del Silencio.




PROTOCOLO DE LA HERMANDAD

ENTREGA DEL CETRILLO (en casa del Hermano Mayor de Honor)


Hermano Mayor de Turno al Hermano Mayor de Honor:

“Honorable Señor/a: En nombre de esta Hermandad, os hago entrega de este Cetrillo que simboliza y confirma el nombramiento de Hermano/a Mayor de Honor, por Vos graciosamente aceptado.
Os rogamos, Hermano/a Mayor de Honor, nos dispenséis la honra de acompañaros a prestar vuestro Juramento; a recibir el de los demás Hermanos de sumisa obediencia; y presidáis, después, la procesión de nuestra Hermandad”.J

JURAMENTO DE LA HERMANDAD DEL SILENCIO

Sr. Cura Párroco


Señor, juráis guardar con verdad y lealtad vuestro puesto de honor como Hermano Mayor de la Hermandad del Santo Silencio, respetando lo ordenado en su Reglamento.

Sí, Juro

Tenéis derecho, Señor a exigir el juramento a los demás Hermanos de esta Hermandad del Santo Silencio, e imponerles las intenciones por las que con rectitud de conciencia, han de ofrecer esta procesión de penitencia, y la Hora Santa de Adoración, al Santísimo Sacramento.


Hermano Mayor de Honor

Juráis, Hermanos, guardar recogimiento y compostura, dignidad y fervor, silencio absoluto mientras lleváis el caperuzo puesto, en consideración de fe, y amor a las verdades que conmemoramos, en este día solemne de Jueves Santo.

Sí, Juramos


CEREMONIA RECOGIDA DE CLAVELES CRISTO

Presidente
¡Santísimo Cristo del Silencio!
La muerte fue tu triunfo.
No puede ser Dios más que aquel judío
Crucificado, que al cabo de dos mil años
Sigue paseando glorioso por el Mundo,
Como Tú lo has hecho esta noche por las
Calles de Alcañiz.
Pero antes de terminar nuestra
Manifestación de fe y de dolor, permítenos
tomar estos claveles que te han adornado,
esparciendo su perfume para Ti en la
noche alcañizana
No te los pedimos para nosotros.
Queremos mañana llevarlos a las tumbas
De nuestros Hermanos fallecidos, para
Que ellos los vuelvan a poner ante Ti.
No a los pies de una imagen tuya, como
Nosotros hemos hechos, sino ante tu presencia
Real y verdadera, de la que estamos seguros
Estarán gozando.
Santísimo Cristo
Que esta procesión de tu Hermandad del
Silencio, no termine aquí.
Que continúe todo el año.
Que todos nuestros pasos estén dentro de
Un orden parecido al que hemos llevado
Esta noche.
Que sean pasos de amor a nuestro prójimo,
A nuestras esposas, a nuestros hijos, a
Nuestros convecinos… a Ti.
Que nuestro Jueves Santo, sea tan perpetuo,
Que nos conduzca a la Pascua
De Resurrección Final.
Que así sea



HERMANOS DEL SIELNCIO FALLECIDOS

Presidente

La Hermandad cierra aquí el ciclo de sus
Actos luctuosos y tristes, como los días de la
Pasión de Cristo.

Ayer le acompañábamos por las calles de
Nuestro Alcañiz, de vuestro Alcañiz, cofrades
Difuntos. Por esas calles que os vieron nacer,
Bajo ese cielo que presidió nuestra vida con
Rudeza de bajoaragonés; pero con amor y
Compasión infinitos, llevábamos a Nuestro
Cristo hermoso, ya lo sabéis, lleno de luz y
Cuajado de flores.

Y después de lo de ayer ¿Hermanos!, aquí nos
Ha mandado, como todos los años, el
Crucificado.

El nos cedió sus claveles, gustoso, para que los
Trajéramos en homenaje postrero a vuestra tumba.

Aquí están con nuestro abrazo.
Aquí están con nuestro cariño.
Aquí os lo dejamos con nuestras oraciones.

Señor: De la luz y las flores que ayer
Llevabas, las flores nos las diste para ellos; la luz,
Dáselas tu eternamente.
Así sea

PRÓLOGO DEL LIBRO DE HONOR


Las páginas de este Libro de Honor se inician en el año 2007, año en que la Hermandad del Silencio de Nuestro Padre Jesús Crucificado y Nuestra Señora de las Lágrimas ha cumplido con una ilusión que año tras año ha movido el corazón de todas las Juntas y de todos los Hermanos desde su fundación, la compra de una nueva imagen: La Piedad, realizada por Pedro Noguera.

Nuestra Hermandad se fundó el año 1952, ese año, 75 penitentes acompañaron por las calles de Alcañiz el paso de La Oración en el Huerto, en 1955 procesionó por primera vez el Cristo  y al año siguiente lo hizo la Virgen de las Lágrimas, imágenes realizadas por el insigne escultor aragonés José Bueno.

El Protocolo de la Hermandad del Silencio es un legado de emociones y sentimientos, difíciles de olvidar para los que alguna vez han asistido a sus actos.

El grupo teatral “La Farándula” supo imprimir a esta procesión orden y recogimiento, que pasados  los años sigue admirando a todos aquellos que el Jueves Santo asisten extasiados al paso de las imágenes, al silencio de los tambores y al olor del tomillo y del romero.

Dos títulos emblemáticos otorga cada año la Hermandad del Silencio;  El Hermano Mayor de Honor: máxima distinción en la Hermandad, recae cada año en hombres y mujeres destacados y vinculados a la Semana Santa alcañizana  y el Hermano Mayor de Turno: es elegido entre los miembros de la Hermandad, un año por lista, siguiendo el orden de inscripción y otro por sorteo.

La Hermandad del Silencio ha tenido siete Presidentes de las Juntas Rectoras, siendo el primero José Anglés Benavente, inspirador y fundador de esta Hermandad, sucedido en el cargo por: Manuel Gracia Caminals, José María Gimeno Aznar,  Ángel Martínez Aspa,  José Luis Blasco Escudero,  Rafael Anglés Espallargas y María Dolores Serrano Albero.

El sentimiento que mueve a esta Hermandad es el amor a la Cruz del Redentor, ejemplo de entrega a Dios y al Prójimo y a su Santísima Madre, la Virgen, modelo de consuelo y esperanza cristiana.

Callan los tambores, el silencio se apodera de todos los presentes, una gran paz llena nuestro corazón, recogimiento, reflexión, hondo espíritu de renovación y sentimiento de amor.

  “…Que este silencio no termine aquí, que nuestros pasos estén dentro  de un orden, que sean pasos de amor a nuestro prójimo... y a Ti”.

           
                                   Prólogo: Maricarmen Casanova
Ilustraciones: Joaquín Escuder